SIGO SIENDO TU COSTALERO

 

Desde que el cuerpo me aguanta

He sido tu costalero,

Cada semana santa

Por las calles de mi  Priego.

 

Que enorme satisfacción,

El tener el privilegio

De  sacarte  del colegio,

Y llevarte en procesión.

 

Más, mi salud se quebrantó.

Son las cosas del destino,

Mi corazón se rompió…

¡Ese sería mi sino¡

 

Y ahora, ya no puedo llevarte.

Ni a tu hijo en tu regazo.

¡Ay Madre de las Angustias!

¡Ya no puedo con el paso¡

 

Pero… nada se arregla llorando.

Y buscando una solución

Para seguirte llevando,

Miré en mi corazón.

 

Aquel que un día se rompía,

Y había sitio para los dos,

Y para toda la cofradía,

Y para todo el que cree en Dios.

 

Y… como así no me haces daño,

En lugar de un solo día

Te llevaré ¡Madre mía¡,

Todos los días del año.

 

 

 J.F.S.M.  costalero.

Septiembre de 2.009

NO OLVIDE RECOMENDAR ESTA PÁGINA A SUS AMIGOS
Esta página fue inaugurada el 2 de Octubre de 2.003
Creada por José Serrano Ballesteros
Añadir a Favoritos Página de Inicio Tu última visita fue el: